complejo de edipo de hija a madre

Para Melanie Klein, la relación con el pecho materno sería el factor fundamental que rige todo el desarrollo psicosexual del niño. El contacto cercano con los parientes inmediatos en la vida temprana es crucial para la activación de mecanismos de evitación del incesto en una amplia variedad de animales, desde los campañoles de la pradera a los babuinos y a los chimpancés. Edipo, creyendo que sus padres eran quienes lo habían criado, decide no regresar nunca a Corinto para huir de su destino. El complejo de Edipo es un concepto creado por el padre del psicoanálisis Sigmund Freud y tiene su origen en la leyenda de la antigua Grecia que habla acerca de Edipo, quien es el hijo del Rey de Tebas. El heraldo de Layo, Polifontes exigió a Edipo que le cediera el paso pero ante la demora de este, mata a uno de sus caballos. Por otra parte, el complejo de Edipo negativo puede verse reflejado en aquellas mujeres que no buscan un hombre, sino permanecen con la madre viviendo una vida en pareja, o bien, cuando se elige a una pareja homosexual. Su investigación reveló un patrón interesante: no encontró ningún matrimonio entre personas que hubiesen sido miembros del mismo kibutz durante la niñez temprana (0 a 6 años de edad), solo 8 matrimonios entre personas que habían sido miembros del mismo kibutz durante la niñez tardía (6 a 12 años de edad), y solo 9 matrimonios entre personas que habían estado en el mismo kibutz durante la mayor parte de su adolescencia (12 a 18 años de edad). Origen del Complejo de Edipo. [3]​ Freud describe dos constelaciones distintas en las que se puede presentar el conflicto edípico: La teoría de Freud distingue en el desarrollo psicosexual de los niños tres etapas principales: la oral, la anal y la fálica. Ocurriría entonces una idealización del pecho bueno (la madre buena) y una dirección de la agresión hacia el pecho malo, que se transformará en el prototipo de todas las relaciones objetales frustrantes posteriores. Este rechazo natural al incesto puede ser un claro factor evolutivo, puesto que la consanguinidad aumenta gravemente el peligro de malformaciones y enfermedades congénitas.[4]​. Freud propuso por primera vez e… El complejo de Edipo se configura a raíz de un mal cierre de dicho momento, o a un mal manejo en el sentido de las relaciones interpersonalesdel niño. En la medida en la que los hombres toleran la exclusión y los celos, podrán llevar a cabo su función como padres. Sin embargo, el complejo de Edipo es un principio que aún en la actualidad permite esclarecer múltiples aspectos en torno a la elección de pareja y la maternidad. El concepto también ha suscitado desde su origen muchas críticas, tanto internas, entre las diferentes escuelas de psicoanálisis, como desde otras disciplinas y corrientes teóricas. Romito, Patrizia (2007). Esto no significa, sin embargo, que tenga igual evolución en ambos sexos: para Freud el complejo de Edipo femenino no es simétrico al del niño. El concepto original de Freud ha sido recogido y aplicado con distintos matices y modificaciones por diversas orientaciones del psicoanálisis, como asimismo por otras escuelas psicológicas ajenas a este, ya sea como modelo explicativo válido del desarrollo psicosexual del niño o bien como elemento estructural de la formación de la personalidad. Esta obra nos cuenta que como Edipo termina por matar a su propio padre con la finalidad de ocupar el puesto de el Rey y finalmente acaba casándose con su madre, la reina Yocasta. Patrizia Romito (2007) señala que: La posición de Westermarck tiene fuerte apoyo de los datos tanto etológicos como etnográficos. Sin embargo el joven Edipo, al escuchar rumores acerca de que el rey y la reina no son sus padres, consulta al oráculo de Delfos, quien le revela que su destino será dar muerte a su propio padre y que se casará con su madre. Como premio, Edipo fue nombrado rey y se casó con la viuda de Layo, Yocasta, su verdadera madre. [14]​ Pero en otro momento también desean ser la favorita de la madre y vivir por siempre con ella. Lacan destaca que Freud se basó en un mito, es decir no en un hecho, sino en una ficción, en algo que ocurre no en la esfera de lo real sino en el ámbito de lo simbólico, es decir, en algo que sucede en el lenguaje. Este odio se debe a que el niño percibe que su padre es un competidor por conseguir el cariño de la madre, y expresa sus sentimientos en forma de enojos, rabietas y comportamientos de desobediencia. Por ejemplo, en 1931 trató de oponerse a la publicación del ensayo ‘Confusión de lenguas entre adulto y niño’, en el que Sandor Ferenczi, su ex alumno, sostenía la frecuencia del incesto y sus consecuencias devastadoras. El complejo o el síndrome de Edipo surge de la mitología griega clásica en la que Sigmund Freud se basa para el desarrollo de su teoría. La negación de Freud fue profunda y definitiva. El arrepentimiento y los sentimientos de culpa que surgieron tras el asesinato los llevaron a instaurar un nuevo orden social basado en la exogamia, es decir, en la prohibición (o tabú) de poseer a las mujeres del clan, al tiempo que instauraron el totemismo (tabuización de dar muerte al tótem (figura que sustituye simbólicamente al padre)). En psicoanálisis, el complejo de Edipo, a veces también denominado conflicto edípico, se refiere a un conjunto complejo de emociones y sentimientos infantiles caracterizados por la presencia simultánea y ambivalente de deseos amorosos y hostiles hacia los progenitores. La teoría ha sido también muy fuertemente criticada al interior del psicoanálisis. La investigación de Shepher indica que los mecanismos que inhiben el deseo sexual entre familiares tienen su periodo más sensible entre el nacimiento y los 6 años de edad. Cuando observamos dificultades en ambos padres para conservar su espacio con respecto de los hijos, con frecuencia está en juego el tema edípico. No, de madre a hija no hay nomenclatura como la que tú dices; en todo caso el complejo de Edipo o de Elektra siempre es de hijos a padres y no de padres a hijos. Otro “experimento natural” que apoya la hipótesis de Westermarck fue reportado por Arthur Wolf, quien, junto a su colega Chieh-shan Huang, estudió matrimonios simpua en Taiwán. [4]​, En la misma postura, los sociólogos Lionel Tiger y Joseph Shepher estudiaron más de 34.000 casos y gran cantidad de datos administrativos procedentes de los kibutz, en los cuales los niños se crían en común, por una nodriza, sin tener mucho contacto con los padres. Layo, para evitar que se cumpla el horrible destino que el Oráculo le anunció sobre que sería asesinado por su propio hijo, entrega al recién nacido a un sirviente para que lo abandone en un cerro de Citerón. Antes de hablar sobre el complejo de Edipo en adultos y cuáles son sus síntomas, es importante definir exactamente este concepto. En este período Jung critica a Freud por centrar demasiado los descubrimientos del complejo de Edipo en las experiencias de su propia persona y aboga además por la desexualización de la teoría. Muchas personas piensan que el complejo de Edipo es una situación que ocurre solamente en la infancia, “cuando el hijo se enamora de la madre y percibe al padre como un rival”. Por ejemplo, en la interpretación que Erich Fromm hace del complejo de Edipo freudiano, el Edipo no se trataría en primera línea de un conflicto desencadenado por deseos incestuosos. En el diplomado Psicoanálisis del embarazo y la maternidad revisaremos a profundidad estos temas y veremos los múltiples escenarios donde el complejo de Edipo se manifiesta en la vida de la madre, el hijo y la familia. Edipo se encoleriza y mata a Polifontes y a Layo sin saber que era el rey de Tebas, y su propio padre. Algunos psicoterapeutas acusaron a la teoría psicoanalítica del Edipo y la Fantasía de seducción de la histeria de invisibilizar el abuso sexual realmente cometido desresponsabilizando a los perpetradores al cargar la responsabilidad sobre los niños y sus fantasías edípicas. Para Lacan el padre que juega un papel en el complejo de Edipo no es un padre real sino que es una función: la función paterna, un lugar en la estructura que puede ser ocupado por otros representantes, no necesariamente el padre real. En términos generales, Freud define el complejo de Edipo[2]​ como el deseo inconsciente de mantener una relación sexual (incestuosa) con el progenitor del sexo opuesto y de eliminar al padre del mismo sexo (parricidio). El complejo o el síndrome de Edipo surge de la mitología griega clásica en la que Sigmund Freud se basa para el desarrollo de su teoría. Es en este contexto que se produce la ruptura definitiva. Con esto se da inicio al periodo de latencia. [11]​ Cuando ve la falta en una niña, advierte la posibilidad de la castración pero la amenaza adquiere su efecto con posterioridad (nachträglich, en el original en alemán). Jacques Lacan hace una lectura diferente del concepto freudiano y lo reconstruye en varios aspectos esenciales. Edipo era el hijo de Layo y Yocasta. Una traducción inglesa del trabajo de Ferenczi fue publicada solo en 1949. Así, por ejemplo, vemos que las niñas pueden portarse seductoras con el padre y decirle que se quieren casar con él. Algunos padres se sienten excluidos, incluso desde que veían a su esposa embarazada. Básicamente se refiere a que el niño siente que está compitiendo con su padre por la posesión de su madre, mientras que una chica siente que está compitiendo con su mad… Uno de los principales y primeros críticos fue Westermarck. Freud pensaba que pueden tener distintas motivaciones para ello, tal vez quieran darle al padre un hijo, o bien, puede que trasladen a su hijo los deseos infantiles de haber sido hombre en vez de mujer. [5] Ya en época de Freud, Westermarck enunciaba el efecto que lleva su nombre: concluía que nadie sentía atracción sexual por aquellas personas con quienes ha convivido durante su infancia (el factor clave es la convivencia, no el hecho de ser genéticamente parientes). Cuando en una mujer adulta prevalecen las emociones descritas anteriormente, suelen presentarse diversos conflictos dentro de su relación de pareja o con sus hijos. Se sustituye la investidura de objeto por la identificación, se introyecta a la autoridad del padre y se forma el núcleo del Superyó, que severamente prohíbe el incesto y el retorno de las investiduras de objeto. Pero Shepher no solo indagó los registros de matrimonios. A pesar de que la mayor parte de los psicoanalistas freudianos no acepten la denominación jungiana de «complejo de Electra», todos coinciden en la importancia de diferenciar estos procesos en el niño y en la niña, ya que por sus distintos rasgos y posesiones deben ser tratados de forma distinta entre uno y otra. La niña percibe inicialmente que su clítoris es un pene pequeño que ya crecerá pero, al advertir que las mujeres adultas no poseen pene, intuye que ha sido castrada. El Complejo de Edipo es un término que usó Sigmund Freud en su Teoría de los Estadios del Desarrollo Psicosexual para describir el sentimiento de deseo de un niño por su madre y el odio hacía el padre. Tuvo con ella cuatro hijos: Polinices, Eteocles, Ismene y Antígona y los dos hermanos se enfrentarían más tarde entre ellos a muerte por el trono tebano. La palabra «complejo» es usada aquí como término técnico psicoanalítico que hace referencia a un conflicto, «a un conjunto organizado de deseos amorosos y hostiles que el niño experimenta respecto a sus padres» (Laplanche & Pontalis. En ocasiones, mientras la ven hacerse cargo del bebé, creen que deben esperar a ser atendidos, como les sucedió en la infancia con los hermanitos. El Edipo se configura porque el lactante desea una satisfacción constante, por lo que al no obtenerla, aparecería la frustración y la agresión. Lo primero que debemos aclarar es que el Edipo en el psicoanálisis se refiere a un momento natural en el desarrollo psíquico humano. Lo mismo ocurre, aunque no de manera simétrica, entre la niña y su madre.[12]​. En rigor, el complejo de Edipo no es objeto de la represión, sino que más bien opera una cancelación y destrucción del complejo. El concepto fue desarrollado por Sigmund Freud, quien se inspiró para su denominación en el mito de Edipo de la mitología griega clásica, más precisamente, en la versión que entrega Sófocles en la tragedia Edipo Rey: Edipo es el hijo de Layo y Yocasta. En el matrimonio menor, la chica es criada por sus futuros suegros casi desde el momento de nacer. New science, old myth. Una sombra posterior fue lanzada sobre el asunto por el hecho de que Jones fue acusado repetidamente de abusos sexuales sobre pacientes e incluso sobre niñas (Masson, 1948). El resultado seguía siendo que la familiaridad durante la infancia influía luego en una indiferencia sexual. Cuando el bebé llega y forma parte de la familia, la situación triangular persiste. Es el momento de la subordinación del niño a esta instancia lo que permite su entrada en el orden de lo simbólico, es decir del lenguaje, del discurso del mundo social y de sus normas. En la generalidad de los casos, el niño trata, en su deseo de superarlo, de parecerse a su rival. Importancia del concepto para el psicoanálisis, Crítica y recepción al interior del psicoanálisis, Crítica y recepción por otras disciplinas. El Superyó se instituye como resultado de la educación y el amedrentamiento externo. Se utiliza en forma general en psicología para indicar la integración de vivencias o experiencias individuales en una experiencia de conjunto o totalizadora. Reveladoramente, Shepher encontró solo un caso de actividad heterosexual entre adolescentes que habían sido miembros del mismo kibutz, y en este caso el varón no había entrado al kibutz hasta que él tuvo 10 años de edad.

Motos Scooter Usadas Santiago, Ver 13 Guerreros Online En Español, Recetas Con Pomelo, Datos Curiosos De La Jirafa, Marcas Aaa Que Significa, Problema De La Electricidad En El Mundo, Función De La Barriga, Squad Builder Fifa 19 Mobile, Smithers He Vuelto, Sara Paula Gómez Arias Muerte, Yo Soy El Vampiro Negro, Acridofagia Y Otros Insectos Libro,

Comparte este post....Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin