Los alfareros muestran su capacidad y su arte

Existen ocupaciones que se están olvidando en Occidente, no es corriente que haya obreros que empleen la greda, el mineral o incluso la corteza del Quercus suber sin adicionar con otros integrantes que van a poder variar su estructura congénita.

Vamos a analizar profundamente el arte de emplear la marga para poder crear pucheros que tienen detalles increíbles. Y naturalmente con la cerámica apreciamos el nivel de formación de una ciudad, sus recursos económicos, su clase y sin duda las relaciones comerciales que tiene con otras ciudades.

La terracota es realmente una sustancia inorgánica y sus propiedades son realmente la consistencia e incluso su aguante frente a el calor, el fresco o el agua. Los antiguos habitantes de este planeta conocían todas estas propiedades y por tanto manejaban la arcilla para poder realizar las ánforas. Y obviamente el lodo no traspasa la corriente y además no se deforma cuando se utilizan agentes químicos.

La cerámica artística va a consistir en moldear y hornear la terracota poniendo adornos luego el botijo.

En Trípoli hoy en día mantienen procesos tradicionales. Primeramente mezclan la arcilla con h2 o y seguidamente moldean la pieza que les apetece. La decoración de la cerámica del taller de pati compagina la escritura musulmana con diseños relacionados con la naturaleza y también detalles armoniosos conservando la naturalidad. En las fábricas de Egipto todavía se usa la terracota con mucha humedad y seguidamente se pone la pieza al sol durante 65 horas. Después de que ha estado al sol se rompe en trozos diminutos que se meten en agua y después se pulimenta la masa.

Al crear las figuras, los alfareros muestran su capacidad y su arte. Las ollas pasan por un proceso de cocción con objeto de que se endurezcan. Los instrumentos que producen calor son diferentes, en el norte de Áfica tienen forma de cucurucho y se componen de 2 partes, la parte que quema el comburente y la parte donde se ponen los cántaros. Dentro de dicha cámara suelen estar aglomeradas las cazuelas durante seis horas y media alcanzando los mil grados, se deben meter las ánforas cuidadosamente ya que es necesario que les de el calor por todas partes.

El barniz junto con la tonalidad son significativos de cara a apreciar de que sitio proviene la vasija, debido a que existen tradiciones arraigadas que no se han perdido y sin duda distinguen unas piezas de otras.

En yuba una vez que se ha calentado la cazuela se utiliza un esmalte blanco y después se esmalta de amarillento o también azulado y naturalmente se vuelve a caldear.

Los gobiernos deberían fomentar la alfarería para que no se pueda extinguir ya que es realmente un oficio que ha pasado de generación en generación y también se le da mucho valor hoy en día.

Las personas buscan obsequios originales y una buena elección sería personificar una vasija utilizando los coloridos que nos gusten y por supuesto ponerle algún epígrafe.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn