Cuando necesite limpiar algunos pendientes debe usar un paño

Dentro del cuarto de una fémina habitualmente se puede encontrar un estuche donde hay gemelos o falsificaciones de años atrás que hoy en día en ningún momento se ponen ya que están destrozadas o por fallos de memoria.

Un gran número de estas piezas como serían esclavas y colgantes se pueden aprovechar si se adecentan con perseverancia con la intención de que reluzcan como hace años.

Un gran número de estas gargantillas eran plateadas o doradas pues se crearon con metales que con el tiempo y obviamente el fresco han enmohecido. Lo que en un principio se debe hacer va a ser enterarnos de la clase de mineral y obviamente la tonalidad que tienen en la actualidad.

Muchas pulseras aparecen bañadas oro y naturalmente con el paso de los años desaparece del metal original y de ninguna manera se puede volver a obtener ese tono pues habría que recubrirlas nuevamente de ese metal tan valioso y será menos caro invertir en una pulsera moderna, siempre y cuando se trate de un metal barato ya que cuando son de plata acreditada son más caras.

La plata de ley se estropea más que otros metales y también no se limpia con facilidad. Cuando necesite limpiar algunos pendientes debe usar un paño que no esté sucio y luego frotar bien procurando que la tonalidad oscura se quite, y si no acaba de quitarse disponemos de métodos más eficaces asi como las sales del ácido de carbono, el extracto de limón o la pasta de dientes. Evite constituyentes químicos que podrán quemar la plata cotizada y hasta incluso podría hacerse daño en las manos o los ojos si le cae esa sustancia.

Si en su caja abundan los colgantes nombre y los pendientes de plata auténtica y tiene interés en que no se le oxiden tiene que frotar estas joyas empleando productos naturales.

A veces en esos joyeros podemos encontrar pulseras que no están en buen estado y sin duda hay que llevarlas a una tienda especializada con el objetivo de que puedan repararlas, sin embargo en general es menos económico que reparlas con algunos sistemas que tenemos via on line.

Hay individuos que no utilizan un joyero con objeto de mantener sus sortijas y las tienen dentro de cajones, de esta forma suelen extraviarse pulseras al estar desorganizadas.

Las señoras tienen un gran número de colgantes y lo más acertado es comprar un cofrecillo con amplitud que tenga muchos apartados de colgante nombre con el propósito de clasificar correctamente todas las alhajas. Los joyeros se ofertan en grandes almacenes y por supuesto en joyerías donde podrá decantarse por el que le agrade más y naturalmente pueda meterse en el espacio que tenga en su vivienda. No olvide meterlo en un lugar seguro por si pretenden estafarle.

Las gargantillas de gran valor las vemos dentro de estuches con el objetivo de protegerlas de arañazos y por supuesto de rozaduras, en la mayor parte de las viviendas se pueden encontrar pulseras preciadas. Si hace una excursión y no tiene medidas de seguridad en la residencia, lleve esas joyas a un lugar seguro, porque pueden llevárselas los saqueadores al no pesar en exceso y sin duda si se da el caso de que son de oro pueden forjar el metal y venderlo a joyeros sin vergüenza que más tarde lo suelen utilizar con el propósito de fabricar otras joyas.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn